Dicen que hay que preocuparse siempre en darle lo mejor al cliente. No cuestionamos la gran verdad de estas palabras, pero, nosotros pensamos que para que el cliente esté bien atendido, debemos preocuparnos primero por nuestro PERSONAL. Debe estar a gusto, trabajar cómodamente y tener el material necesario.

En el caso de las camareras de pisos, tienen una gran importancia en el impacto al cliente, es por eso que se han puesto elevadores automáticos en las camas para que trabajen de forma más cómoda, sin doblar la espalda ni hacer grandes esfuerzos. Hace un par de años actualizamos sus carros y resto de material, asegurándonos que cada planta y persona tuviese todo lo necesario para evitar desplazamientos o esfuerzos innecesarios, mejorando notablemente no sólo su rendimiento, sino también recibiendo por su parte el agradecimiento.

cama elevadora hotel conde duque bilbao

Muchas veces se piensa en la estética o procesos en la recepción, pero es menos común hacerlo en un departamento tan vital en un hotel, como las personas que dejan cada día las habitaciones como si fuesen nuevas. Por eso, que menos, que cuando vemos que tienen una posibilidad de mejora, la estudiemos y pongamos los medios para resolverlo lo antes posible.

El resultado está ahí y lo mejor es el reconocimiento del cliente cuando en sus comentarios y valoraciones está siempre entre lo más destacado la limpieza. Da igual llamarlas kellys, camareras de pisos, housekeeping o limpiadoras, son una pieza fundamental en un hotel, por eso hay que cuidarlas. Aquí un vídeo en nuestro Canal YouTube del sistema de elevación de nuestras camas: https://youtu.be/-TBXfDs6_mQ

Aunque lleguen sistemas de inteligencia artificial, robots y otros automatismos, los pocos o muchos empleados que quedemos seremos fundamentales y por eso hay que cuidar que tengamos todo lo que sea posible para el correcto desarrollo de nuestro trabajo. En el hotel Conde Duque Bilbao apostamos por las personas y por que éstas tengan a su disposición los mejores medios para desarrollar su labor, sin ellos, no podríamos hacer nada.

Por: Iñaki Armada · Subdirector Hotel Conde Duque Bilbao